Mi primer acuario. Cómo montar un acuario.

Una vez que has decidido tener un acuario de agua dulce en casa o en la oficina, teniendo en cuenta a qué te comprometes con un acuario, toca montarlo y decorarlo.

En este artículo vamos a intentar daros algunas pautas a tener en cuenta para ello.

Montar todos los aparatos que componen el acuario es fácil, ten en cuenta todo lo que te decíamos en este artículo y ante cualquier duda consulta con tu tienda de confianza.

Una vez montado, toca “decorarlo”, antes de nada, algunos aspectos generales a tener en cuenta:

  • Hay algo que, por norma general, suele funcionar: cuanto más “natural” sea el resultado, menos “cansa”. Además que crear un biótopo lo más parecido al real puede resultar muy interesante.
  • Muy importante: todos los elementos que metamos en el acuario debemos estar seguros que son aptos para estar en el agua junto con animales vivos sin peligro de contaminación del agua o de modificación de parámetros. Lo más fácil es que compres estos elementos en tu tienda de acuariofilia de confianza.

Vamos ahora a enumerar los componentes que puedes usar para la decoración, y sus características y detalles a tener más en cuenta:

SUSTRATO:

Es el lecho que se pone en el acuario y que cubre varias funciones:

  • Estética: para crear un fondo, un plano a partir del cual “construir” nuestro ambiente.
  • Filtración: además del material filtrante contenido en el filtro (aquí te explicábamos más sobre esto), el sustrato también sirve de asentamiento para bacterias que realizan la purificación y filtración del agua de nuestro acuario.
  • Soporte para plantas: en el que deberemos enterrar las raíces de las plantas y les sirve como nutrientes para crecer.

Hay varios tipos de sustratos, básicamente podemos diferenciarlo según las propiedades y características de su composición:

  • Sustratos nutritivos o vivos: son sustratos compuestos por material biológico y químico que tienen la propiedad de ir liberando poco a poco sustancias que sirven de nutrientes para las plantas.
  • Sustratos inertes: compuestos por materiales minerales naturales que no liberan ninguna sustancia, ni modifican ningún parámetro del agua.

También podemos clasificarlos según su granulometría: más fina (arena) o más gruesa (grava).

Nuestro consejo es que, en un principio, para tu primer acuario, pongas un sustrato inerte, que no modificará los parámetros del agua, y así no nos complicamos la vida. Hay muchas plantas que no necesitan abono extra.

Hay un truco para su colocación, ponlo siempre con una inclinación, de forma que en la parte trasera haya más altura de sustrato que en la parte delantera. De esa forma la suciedad se vendrá hacia la parte de delante y será más fácil de limpiar.

PIEDRAS Y ROCAS NATURALES:

Tal y como hemos dicho, para introducir cualquier elemento en el acuario debemos estar muy seguros de que sean aptos para ser mantenidos junto con animales vivos.

Las rocas y piedras pueden ser inertes (no liberan ninguna sustancia) o pueden tener en su composición componentes solubles que, por tanto, se diluyen en el agua de nuestro acuario con diferentes resultados.

Como nos interesa que nuestros parámetros sean lo más estables, que no se modifiquen, lo mejor es poner rocas y piedras que estemos seguros que son inertes.

Las reglas generales y el sentido común nos hacen poder afirmar que:

  • No es buena idea incorporar al acuario rocas o piedras encontradas en la naturaleza (a no ser que tengamos conocimiento de geología), es mejor comprarlas en tu tienda de confianza.
  • Hasta las compradas en una tienda especializada deben, antes de ser introducidas en el acuario, pasar por un proceso de desinfección (por ejemplo hirviéndolas).

Para su colocación, busca una composición armónica, estudia mucho la composición de tu acuario, como si estuvieras pintando un cuadro. Hay auténticas técnicas (incluso milenarias) basadas en formas de composición artística, técnicas de paisajista, técnicas orientales…

TRONCOS Y RAICES:

De la misma forma, los troncos cogidos del monte, del bosque… etc., no siempre son una buena opción por diversas razones, es, por tanto, mejor opción siempre comprar raíces y troncos específicos para acuarios.

Al respecto, debes tener en cuenta que:

  • Algunos troncos tintan el aula, debido a los taninos que desprenden. Con esto el agua pasa a tener un color ámbar muy característico. Esto en los biótopos amazónicos es un efecto muy buscado para simular los ríos amazónicos donde viven algunas especies salvajes.
  • El efecto de los taninos también puede suponer una acidificación del agua, (aquí te explicábamos qué es el pH y que efectos tiene).
  • Algunas raíces flotan, al menos durante los primeros días de estar sumergidos, con lo cual hay que lastrarlos para colocarlos en el fondo. Una vez el agua penetre en la madera ya no volverán a flotar.
  • Si no están curados, durante algunas semanas a los troncos les puede salir una especie de moho blanquecino, que se irá con el tiempo y no supone ningún problema para la salud de nuestro acuario. Una vez introduzcas los peces, incluso se alimentarán de esas sustancias.
  • También es conveniente hervirlos antes de meterlos en al agua, con el fin de eliminar cualquier bichito, larva o contaminante que pudieran contener.
  • Las mejores maderas son las que llamamos maderas de deriva, son aquellas que en la naturaleza crecen o están en ambientes húmedos o anegados (por ejemplo las raíces de manglar)

PLANTAS NATURALES:

Hay diferentes tipos de plantas, cada una con unos requerimientos propios, consulta en tu tienda especializada sobre cada especie, y decide cual meter acorde con la cantidad y tipo de luz que tengas, los peces o animales que vas a mantener, tu tiempo de dedicación, etc..

Siempre es aconsejable meter plantas naturales en el acuario, podemos decir que, independientemente de lo estéticas y bonitas que son, son otro filtro súper efectivo en nuestro sistema.

Infórmate mucho de cómo mantenerlas: hay algunas que súper fáciles de mantener, algunas con rizoma (sus raíces no pueden ser enterradas), otras flotantes, otras tapizantes… la variedad es realmente amplia y conociendo sus requerimientos su cuidado es muy sencillo.

DECORACIÓN DE RESINA Y PLANTAS DE PLÁSTICO:

Hemos tenido muchos clientes con graves problemas en su acuario, que después de multitud de soluciones fallidas y tras un auténtico “tercer grado” hemos concluido que lo que generaba esos problemas era una simple figurita comprada en no sé donde y que era la responsable de que todo lo que metía se muriese, o de que el agua estuviese totalmente turbia, etc…

Debes meter sólo aquellos elementos que sepas al 100% que son aptos para acuario (yo aquí no me la jugaría nunca), deben ser de una resina especial (NUNCA minerales), y debes estar teñidos con colorantes específicos para ser sumergidos y mantenidos en agua.

Aquí se hace una verdad como un templo aquello de “lo barato sale caro”…

De igual forma las plantas artificiales, que actualmente hay una variedad increíble, con un realismo casi perfecto, pero que, eso sí que no, nunca realizarán las labores de filtrado que realizan las naturales.

Reconozco que, aunque nosotros en la tienda no las usamos mucho, las composiciones con decoración de resina, puede quedar súper chulas.

Por qué tener un acuario en casa

Queremos mostrarte todos los beneficios que aporta tener un acuario (o cualquier otro tipo de mascota de similares cuidados) en casa.

Podríamos dividir estos beneficios en tres categorías:

1. BENEFICIOS PARA LA SALUD

Está comprobado que mantener un acuario en casa repercute en tu salud (y la de los tuyos) en los siguientes sentidos:

  • Reducción drástica de los niveles de estrés: el estar pendiente de su mantenimiento, el planteamiento y desarrollo de tu proyecto, o simplemente la observación y disfrute de sus movimientos armoniosos hacen que sirva de desconexión, de escape, de relajación, con la consiguiente reducción de los niveles de estrés y preocupaciones.
  • ¿Conoces los beneficios que aportan los humidificadores para la salud?, si tienes (o has tenido) un bebé seguro que te gastaste una pasta en el cacharro. Mantener una humedad relativa adecuada en las habitaciones (sobre todo con calefacción o aire acondicionador) es fundamental para un correcto funcionamiento de nuestro aparato respiratorio, el acuario te proporciona esa estabilidad a cambio sólo de disfrutarlo.

Numerosos estudios han demostrado que cuando acariciamos a nuestra mascota, o cuando estamos realizando cualquier acción para su cuidado, se reduce considerablemente la tensión arterial, se produce literalmente un efecto de relajación en nuestro cuerpo.

Estamos haciendo muchos proyectos para, por ejemplo, poner un acuario en una sala de espera de una clínica dentista (para intentar, en la medida de lo posible, bajar los niveles de tensión en los pacientes que esperan su turno).

2. INCIDENCIA EN LAS RELACIONES SOCIALES

Es evidente, el mantenimiento de animales, en general, y la preocupación por que vivan en las mejores condiciones de vida posibles, hacen que:

  • Aumentemos nuestra responsabilidad, nuestro compromiso con otros seres vivos, nuestra capacidad de esfuerzo y lucha hacia terceros. Nos hacen ser constantes.
  • Enseña a nuestros hijos/as a respetar la “vida”, a mantener de la forma más responsable posible a seres vivos, a querer, a disfrutar, a observar a la naturaleza.
  • Disminuyen la sensación de soledad, siempre están ahí… muchos de los que mantienen animales en casa  se dirigen a sus mascotas intentando hablar con ellos, etc…
  • Aumentan claramente la autoestima, su demanda de cuidados, los objetivos que vamos cumpliendo, el esfuerzo que supone y el progreso que conseguimos, aumenta claramente nuestra autoestima y sentimiento de satisfacción.
  • Aumenta el contacto social, el compartir conocimientos, experiencias, proyectos y vivencias… nuestra comunidad es una comunidad sana, abierta y altamente comunicativa.

Otro de nuestros proyectos ambiciosos es llevar un acuario a Centros de Discapacitados o Centros de Jubilados y Personas de la tercera edad… etc… creemos realmente que procuraran múltiples beneficios.

3. BENEFICIOS PEDAGOGICOS

Es una fuente constante de aprendizaje, y una demanda constante de conocimientos, nos hacen aprender, preguntar, compartir conocimientos, etc…,

Los niños observarán comportamientos naturales, en un autentico trozo de naturaleza real… nada de fotos, nada de vídeos… en directo, delante de ellos, es una auténtica pasada lo que los niños y niñas se interesan, preguntan, se informan… etc…

Cualquier mascota produce estos beneficios, y más, pero nuestra propuesta son los acuarios, fáciles de mantener, cómodos, limpios, etc…

En cualquier caso, también te informamos aquí de a qué te comprometes teniendo un acuario…

¿Qué opinas? Déjanos tus comentarios.

Qué es el pH del agua del acuario

Sin entrar en demasiados datos técnicos, siendo más prácticos, vamos a definir el pH como la “cantidad” de iones de H+ que hay disueltos en el agua en relación con los iones de OH-

Test de pH
Test de pH

En el agua pura hay una concentración de H+ igual a la de OH- y decimos que tiene un pH de 7 (neutro).

Una concentración de H+ superior a la de OH- da lugar a un pH por debajo de 7, lo cual denominamos aguas ácidas.

Una concentración de H+ inferior a la de OH- da lugar a un pH por encima de 7, lo cual denominados aguas alcalinas o básicas.

El agua ácida se asocia a procesos corrosivos y el agua alcalina se asocia a incrustaciones  calcáreas.

El dato más importante de esta reacción es que el pH está expresado en forma de “logaritmo negativo en base 10″… peeero, ¿qué significa esto?… pues que en un agua de pH 7,0 la concentración de H+ es 10 veces superior a un pH 7,1., es decir una variación mínima supone un gran cambio en las características del agua.

Esto tienen una gran repercusión en nuestro acuario y en nuestros peces que vamos a intentar demostrar:

RELACIÓN DE PECES Y pH

Los peces intercambian líquidos a través de la piel a través de un proceso de osmoregulación, en la que es súper importante el valor iónico del agua.

Si miramos las diferentes fichas de cada especie en los atlas especializados que existen por internet observaremos que para cada una de ellas existen un intervalo aconsejado de pH, adecuado para el correcto mantenimiento de esos peces.

Ficha de especie Guppy
Ficha de especie Guppy

Esta referencia del pH óptimo para cada especie nos da una serie de datos muy importantes:

  • Nos sirven para conocer cual es su “demanda genética”: los peces tienen morfología adaptada a cada tipo de agua, de forma que, aunque su procedencia no es salvaje seguramente, podemos saber para que tipo de agua están “diseñados”, esto es importante. Sí es cierto que esto no debe convertirse en una obsesión.
  • Nos sirve para saber (o tener más datos) para saber cuales peces son compatibles con cuales otros: es fácil suponer que si una especie tiene exactamente los mismos requerimientos que otra, proceden de la misma zona, etc… pueden ser compatibles entre ellos (en esto hay muchas excepciones, por ejemplo en casos de especies depredadoras de otras, peces agresivos con otros peces de su misma especie, etc…)

Pero es muy importante señalar un par de ideas y trucos que nos van a ayudar a mantener correctamente a nuestros peces:

  • El agua del grifo tiene un pH (por regla general) de entre 7,2 y 7,8.
  • El agua de ósmosis tiene un pH (por regla general) de entre 5,8 y 6,6.
  • Evidentemente si mezclamos dos aguas de diferentes pH’s nos va a dar como resultado un valor intermedio.

Lo peor que podemos hacer para nuestros peces es, obsesionados por tener un pH concreto, forzar a subir o bajar bruscamente el pH (por ejemplo con productos químicos), esas fluctuaciones de concentraciones de pH suponen un shock para los peces, en ocasiones mortal.

Por norma general, es mucho más interesante y seguro tener un pH intermedio (de 7,0 a 7,6) para cualquier tipo de pez a que estemos subiendo y bajando este valor constantemente.

Como tanto el valor de pH del agua del grifo como de la máquina de ósmosis (con un mantenimiento continuado) son bastante estables, lo mejor es establecer que mezcla puede ser la adecuada para obtener nuestro valor buscado: por ejemplo 50% agua del grifo de pH 7,4 y 50% de agua de ósmosis a un pH de 6,6… tendríamos como resultado de esa mezcla un agua neutra cercana a pH 7,0.

Nuestro consejo es que calculéis cual es esa mezcla adecuada y en cada cambio de agua semanal siempre respetar esa proporción, con lo que le daremos una estabilidad que es más importante que la adecuación exacta del valor de pH a las exigencias naturales de la especie.

Hay que recordar que prácticamente el 100% de las especies de agua dulce que actualmente se comercializan de forma habitual son criadas en cautividad, en la mayoría de los casos el agua en la que son manteni son aguas con pH relativamente altos, con lo que están adaptados.

Mi primer acuario. Mantenimiento del filtro (II)

Tras estudiar las partes del filtro y tener claras sus funciones, según lo visto en este artículo vamos a tratar de explicar cómo se limpia el filtro y qué mantenimiento tiene:

Cómo limpiamos las PARTES TÉCNICAS:

La limpieza de estas partes, tanto de la turbina, del cuerpo plástico del filtro, etc… ha de hacerse de forma más profunda. Aquí se alojan algas y demás organismos y su limpieza rutinaria supondrá aumentar considerablemente la vida útil de nuestro equipo.

Existen algunos productos muy interesantes en el mercado que nos ayudan a mantener nuestro filtro en perfectas condiciones, son productos a base de silicona en spray que son ideales para mantener la elasticidad de las gomas y juntas del filtro, para lubricar las turbinas, etc.

Spray de mantenimiento de EHEIM
Spray de mantenimiento de EHEIM

Los tubos y conductos del filtro también deben ser limpiados a menudo, con el fin de eliminar las algas que, inevitablemente, se van depositando en sus paredes, y que pueden llegar a reducir el caudal de agua o incluso obstruirlos.

La forma de limpiarlos es usando unos cepillos especiales que se insertan dentro de los tubos y que van eliminando las sustancias y dejando las paredes interiores del tubo completamente limpias.

Cepillo para limpieza de tubos
Cepillo para limpieza de tubos

 

Cómo limpiamos el MATERIAL FILTRANTE:

Aquí está el secreto del mantenimiento del filtro, os recordamos que, lo vimos en esta entrada, en este material se depositan las bacterias que nos permiten mantener el acuario sano, por tanto hay que tener en cuenta esto para hacer una limpieza del material pero sin cargarnos las bacterias que tanto bien nos hacen.

Si vemos, después de un uso normal del filtro durante cierto tiempo, el material filtrante de nuestro filtro observaremos una especie de mucosidad marrón que lo cubre:

Material filtrante con uso
Material filtrante con uso

 

Esta sustancia marrón NO es suciedad, son restos biológicos que permiten a esas bacterias sobrevivir, nosotros a nuestros clientes siempre les decimos lo mismo: oler esa sustancia y comprobareis su característico aroma a “tierra húmeda”… ¡¡si fuera suciedad olería a rayos!!

Nuestro objetivo NO es dejar este material impecable, como el primer día, nuestro único objetivo con su limpieza es evitar que la acumulación de esta sustancia impida la circulación del agua, por tanto baje el caudal del filtro y disminuya la oxigenación de esta zona, lo que tenemos que hacer simplemente es reducir (no eliminar) esta sustancia.

Este material NUNCA se debe limpiar a fondo, mucho menos con agua del grifo (agua clorada que mataría directamente nuestra colonia bacteriana).

Aprovecharemos uno de los cambios de agua semanales (aquí os describíamos el mantenimiento del acuario) para, con el mismo agua que acabamos de sacar del acuario, limpiar estos materiales, con muchísimo cuidado, sin frotar ni rascar:

Como podeis observar hay que tratar el material filtrante con sumo cuidado: las esponjas y demás material de filtración mecánica hay que limpiarlos hasta que veamos que sus poros se liberan de nuevo de las sustancias que los pueda obstruir, con mucho cuidado.

El material de filtración biológica, el más delicado, sólo hay que enjuagarlo un poquito, NO LIMPIARLO EN PROFUNDIDAD, no es necesario.

La limpieza del filtro la realizaremos cuando notemos que el caudal de agua que sale del mismo se reduce considerablemente, momento en el que podemos imaginar que las sustancias y residuos ya se han acumulado en su interior y requiere el mantenimiento.

Mi primer acuario Mantenimiento del filtro (I)

Tal y como dijimos en éste artículo y también en éste otro, el filtro es el “riñón” de nuestro acuario, es el aparato del que depende la salud de nuestros peces. Esto nos hace pensar que su limpieza y mantenimiento es primordial para que nuestro acuario funcione como un auténtico “ecosistema” capaz de albergar seres vivos.

Vamos a intentar dar algunas indicaciones sobre cómo realizar ese mantenimiento, para lo cual, vamos a dividir este artículo en dos:

Es imprescindible conocer un poquito a fondo cuales son las partes del filtro, cuales son sus funciones y con ello, seremos capaces de asimilar cual es el mantenimiento más adecuado y eficaz. Para ello, en esta primera parte os identificamos las partes del filtro y sus funciones, para en un segundo artículo pasar a explicar cómo se limpian, cual es el mantenimiento, etc…:

PARTES DEL FILTRO:

Partes de un filtro EHEIM
Partes de un filtro EHEIM

Podemos empezar por la PARTE TÉCNICA, que básicamente constará de:

  • Una bomba: que mediante una hélice y un rotor magnético succiona agua para meterla dentro del filtro.
  • Una serie de compartimentos (contenidos en un recipiente), que en función del tipo de filtro serán de una forma u otra, por los que pasa el agua después de que la bomba la haya introducido en el filtro, y que contienen material filtrante. Por estos compartimentos el agua pasa de forma lineal, es decir, con un orden determinado y siempre igual.
Se señala con flechas la ruta que sigue el agua en su tránsito por el filtro
Se señala con flechas la ruta que sigue el agua en su transito por el filtro
  • Y un sistema de tuberías con el que introducimos agua dentro del filtro para devolverla luego al acuario.
Sistema de entrada y salida de agua del filtro
Sistema de entrada y salida de agua en un filtro externo.
Salida de agua en un Filtro interno EHEIM
Salida de agua en un Filtro interno EHEIM

 

Dentro de los compartimentos de filtrado se encuentran los MATERIALES FILTRANTES, que son una serie de elementos, de diferentes formas y compuestos, por los que va pasando el agua y se va filtrando, lo detallamos:

Según la función para la que están diseñados, podemos clasificar los materiales filtrantes: mucha atención porque esto va a determinar qué tipo de mantenimiento y limpieza es la más recomendada (esto lo veremos en la segunda parte de este artículo):

  • Materiales para filtración mecánica: son materiales de diversas formas cuya función es hacer de “colador” de las partículas que están suspendidas en el agua. Hay infinidad de formas y colores, pero suelen ser o tipo esponja (de diferentes densidades) o tipo canutillos (por los que se trata de que el agua recorra un camino sinuoso en el que vaya “dejándose” las partículas en suspensión):

Material para filtración mecánica (canutillos cerámicos)

Material para filtración mecánica (canutillos)
Material para filtración mecánica (canutillos)
Esponja para filtración mecánica
Esponja para filtración mecánica

 

  • Material para filtración biológica: como ya sabéis por lo dicho en este artículo, la verdadera función del filtro es el filtrado biológico, en el cual las bacterias nitrificantes hacen un papel fundamental. Estas bacterias necesitan un asentamiento, un material en el que “posarse”. Como cada bacteria ocupa un espacio, los materiales de filtración biológica pretenden aumentar al máximo la superficie disponible en el menor espacio posible, por lo cual este tipo de materiales son altamente porosos:
Material filtrante poroso para el asentamiento de las bacterias nitrificantes (SUBSTRATpro de EHEIM)
Material filtrante poroso para el asentamiento de las bacterias nitrificantes (SUBSTRATpro de EHEIM)

 

  • Material para filtración química: estos materiales tienen una función de absorción de ciertas sustancias específicas y acumularlas. Un ejemplo muy típico de este tipo de material es el Carbón Activo. Como decimos este material acumula las sustancias que absorbe hasta su capacidad máxima. Las resinas anti-fosfatos, anti-nitratos, etc… también son ejemplos de este tipo de material.
Carbón activo EHEIM para filtración química
Carbón activo EHEIM para filtración química

 

 

 

Hay que pensar que casi todos los materiales además de realizar el tipo de filtración para la que están diseñados, realizan alguna otra función, por ejemplo: los canutillos cerámicos, que como hemos comentado están diseñados para una filtración mecánica, están fabricados con materiales porosos con los que también cubrir la necesidad de asentamiento de bacterias y, por tanto, hacer de filtrado biológico (igual pasa con las esponjas, con el carbón, etc…).

Con toda esta información tenemos que contar a la hora de realizar el mantenimiento, para limpiar de una forma u otra cada parte, en otro artículo lo describimos.

 

Mi primer acuario Tipos de filtro

Existen en el mercado infinidad de filtros, como ya os comentamos en diferentes artículos anteriores (como éste, o éste otro) el filtro es un aparato fundamental para la salud de nuestros peces.

Cada uno de los tipos de filtro están diseñados para cumplir unas funciones accesorias concretas de forma más eficaz (oxigenación, capacidad concreta, corriente…), pero todos intentan realizar esa filtración biológica que tan necesaria es para nosotros:

FILTROS INTERNOS:

Filtro interno EHEIM
Filtro interno EHEIM
Filtro interno EHEIM
Filtro interno EHEIM

 

Son filtros para acuarios con poca carga biológica (pocos peces o peces pequeños), es una solución muy buena si no disponemos de más espacio del que ocupa el propio acuario, puesto que va dentro del tanque.

Casi todos van equipados solamente con esponjas que hacen de filtración mecánica y tienen poca capacidad de filtración biológica (por eso requiere poca carga biológica).

Esponja filtrante para filtro interno
Esponja filtrante para filtro interno

Suelen tener una válvula venturi con la que coger aire externo y oxigenar así el agua.

 

FILTROS DE MOCHILA (o de CASCADA):

Filtro de mochila EHEIM
Filtro de mochila EHEIM

 

Son filtros muy eficientes, con mucha capacidad de oxigenación del agua: se colocan colgados en el cristal del acuario, succionan el agua mediante un tubo, lo pasan por sus departamentos con material filtrante y devuelven el agua filtrada al acuario en forma de cascada (de ahí que también se denominen FILTROS DE CASCADA), esa caída del agua supone una oxigenación muy interesante.

Depende del material que tengan, hay filtros con una gran capacidad de filtración tanto biológica como mecánica.

Existen muchos modelos que funcionan con cartuchos/recambios que se van sustituyendo con el paso del tiempo, también son eficaces si tenemos la precaución de no cambiar todos los cartuchos de golpe, sino que tenemos que ir cambiándolos de uno en uno.

FILTRO EXTERNO:

Filtro externo EHEIM
Filtro externo EHEIM

 

También hay muchos modelos (llamados también filtro canister), el material filtrante está contenido en un recipiente que contiene también una bomba, el agua es recogida de dentro del acuario mediante una tubería, pasa por todos los compartimentos y luego es devuelta, ya filtrada, al acuario

Sistema de entrada y salida de agua del filtro
Sistema de entrada y salida de agua del filtro

 

Son los filtros más eficientes, por su gran capacidad de contener materiales filtrantes de muchos tipos.

La única pega que pueden tener es que ocupan un espacio extra, normalmente se colocan debajo del acuario.

Acuario Scubaline de EHEIM con filtro externo
Acuario Scubaline de EHEIM con filtro externo

 

Hay otros tipos de filtros: mediante sump (aquí más información), filtro de esponja (aquí más información), filtro de sustrato o de placas (aquí más información), etc… pero no vamos a detenernos en ellos puesto que su uso no es demasiado extendido.

Mi primer acuario. El ciclado del acuario

Hay mucha información en diferentes artículos, blog y foros sobre qué es el ciclado de un acuario, por esto yo no voy a explicar aquí ampliamente todo el proceso, sólo quiero ayudaros con algunas aclaraciones que , desde nuestra experiencia, son importantes:

  • El ciclado del acuario se basa en el CICLO DEL NITRÓGENO (aquí podéis encontrar información), resumido:
    1. Los peces (con su respiración, sus heces…), los restos de plantas, la comida no ingerida por los peces, etc… generan, tras un proceso de descomposición, una sustancia altamente tóxica: el amoniaco (NH4).
    2. Existen unas bacterias (nitrosomas) que “convierten” ese amoniaco en nitrITO (NO2), que también es una sustancia tóxica, incluso en bajas concentraciones.
    3. Una vez que aparece esta sustancia, se reproducen otro tipo de bacterias (nitrobacter) que procesan ese nitrITO (NO2) para generar NitrATO (NO3), estas sustancias ya son más tolerables por los habitantes del acuario.
  • Estas bacterias se depositan físicamente en el material filtrante de nuestro filtro, por eso tenemos esa especie de piedrecitas muy porosas que pretenden tener cuanta más superficie mejor precisamente para que quepan cuantas más bacterias mejor:
Material filtrante poroso para el asentamiento de las bacterias nitrificantes (SUBSTRATpro de EHEIM)
Material filtrante poroso para el asentamiento de las bacterias nitrificantes (SUBSTRATpro de EHEIM)

 

  • El ciclado es un proceso lineal: primero, tras la descomposición de la materia, aparece el NH4, cuando hay de esta sustancia surgen las nitrosomas y generan NO2, con lo que aparecerán las nitrobacter para convertir ese nitrITO en nitrATO.

(decir que tanto los conceptos como el proceso no se pretenden mostrar desde un punto de vista biológico y/o científico, sólo se pretende crear una “imagen” lo más aclaratoria posible de este proceso, que lógicamente es mucho más complejo)

Todas estas bacterias son las que realmente hacen que nuestro filtro sea efectivo, es la filtración biológica. Decíamos en este otro artículo que lo importante de nuestro filtro no es tanto eliminar las partículas más grandes (las que hacen que el agua esté aparentemente limpia y transparente), para lo que está la filtración mecánica y el sifonado), sino la capacidad que tiene un filtro maduro para convertir sustancias tóxicas en otras relativa inocuas (en baja concentración).

Pero al ser un proceso lineal, como hemos explicado, supone que debemos esperar a que se vayan produciendo las reacciones que hemos indicado para que meter cualquier tipo de vida animal dentro del acuario sea seguro.

Si metes peces en un acuario con un filtro no maduro (sin pasar por el proceso indicado, es decir, sin hacer el ciclado), pasará lo siguiente:

  1. El agua permanecerá siempre limpia en apariencia (transparente), puesto que un filtro “nuevo” es perfectamente capaz de realizar la filtración mecánica, por tanto, en este sentido, no notaremos ningún problema.
  2. Los peces estarán felices y contentos durante algún tiempo (10-15 días), puesto que estaremos en la primera etapa: todas las sustancias están en fase de descomposición y por tanto aun no se ha generado siquiera Amoniaco (NH4)… (o las concentraciones son aún muy bajas) con lo que, aparentemente todo funciona “bien”, hasta ese momento.
  3. En cuanto empiece a aparecer amoniaco, las nitrosomas empezarán también a reproducirse, y por tanto, generar nitrITO (a cual de estas dos sustancias es más dañina): la consecuencia es la probable muerte de todos (o gran parte) de los peces, y el sufrimiento asegurado de TODOS.

Por tanto la primera reflexión nos lleva a que, normalmente (hay una excepción que explicamos al final del artículo) NO SE PUEDEN METER PECES EN UN ACUARIO RECIÉN ESTRENADO.

Entonces, ¿cuánto tarda en “activarse” el filtro biológico?, es decir, cuanto tiempo de ciclado tenemos que esperar:

Pues no hay cifra en días… seguro que habrás leído un montón (45 días, de 30 a 50 días, como mínimo 28 días…) todas son cifras “falsas”… o mejor dicho ninguna cifra de esas se tiene que corresponder con lo que te va a pasar a ti en tu acuario, son todas estimadas, aproximadas…

Lo que sí que hay son procedimientos que facilitan el ciclado, y que unos son más rápidos, y otros más lentos:

CICLADO CON ESCAMAS: Se trata de introducir escamas para peces en el acuario, para iniciar el proceso con su descomposición. Este es un proceso súper lento, que depende de un montón de factores: temperatura ambiental, situación del acuario, grado de higiene ambiental de la estancia, calidad de la comida, % de sustancias conservantes de esa comida, tamaño, tipo de agua… un largo etc…

CICLADO CON AMONIACO: En este gran hilo, súper interesante, el acuarista y forero CHEMA-SEVILLA te explica cómo realizar el  ciclado con aportación de amoniaco (disolución comercial), mucho más efectivo que el anterior.

El uso del amoniaco directamente hace que se acelere la primera etapa del proceso, en el que se debería descomponer la materia para crear amoniaco… directamente se lo aplicamos, por tanto durará mucho menos tiempo, ¿cuánto?, pues también depende de varios factores (menos que en el otro)… podríamos hablar de una media de 20-25 días.

Requiere que, previamente, tengamos claros todos los conceptos y tengamos claras las dosis, los tiempos, etc… por favor lee e infórmate bien.

El uso de bacterias “de bote”

Este conflictivo tema realmente me llama mucho la atención: he leído en muchos foros, y oído en muchos sitios que las bacterias “comerciales” son un timo, algo con lo que los vendedores sacamos el dinero a nuestros clientes, etc…, voy a intentar hacer unas reflexiones y que cada uno opine:

  • El uso de bacterias “artificiales” en otros campos de la acuariofilia y la acuicultura es muy común, perfectamente válido y ampliamente consensuado (por ejemplo el sistema ZEOVIT en acuariofilia marina se basa en el uso de este tipo de productos… y no es sospechoso de ser un timo… hay muchísimos más ejemplos)
  • Existe la creencia de que es materialmente imposible conservar bacterias en un bote… lo cual simplemente es incierto… actualmente la ciencia permite conservar, con diferentes métodos de conservación, bacterias y microorganismos en estado latente o similar (desde cualquier vacuna y otros medicamentos, hasta un yogur…)
  • Sería tener muy poca visión comercial el intentar colocar un producto “placebo” a un cliente, con un coste de menos de 7-8€, para sacarle las pelas… al menos en nuestra tienda tenemos un planteamiento un poco más a largo plazo con las relaciones con nuestros clientes.
Bacterias comerciales en ampollas.
Bacterias comerciales en ampollas.

Creo que es un producto que, siendo de una marca de referencia, no es un bulo, sino que realmente contiene cepas de bacterias que nos van a acelerar el proceso, con las siguientes precauciones:

  • NO funcionan de un día para otro, eso sí, no es un producto milagro, a pesar de que contienen bacterias de ambos tipos, hemos visto que hasta que unas no vayan produciendo NitrITOS las otras realmente no se asentaran ni empezarán a reproducirse. Por tanto hay que seguir esperando (del orden de 15-20 días) para empezar a meter peces. Las bacterias se tienen que asentar y se tienen que adaptar al medio que nosotros le proponemos.
  • Su inoculación en el acuario es absolutamente inocua para los peces, con lo que, incluso después de la introducción de los mismos, se pueden seguir aplicando estos productos. Esto es porque las bacterias se van a dimensionar en función de la cantidad de “nutrientes” que tengan, por lo que ante la introducción de nuevos peces, es aconsejable apoyar el proceso con un aporte de bacterias de forma artificial.
  • Siempre hay productos mejores, productos peores y productos malos, con lo cual es fácil pensar que sí habrán productos que sirvan de poco, el consejo es ir a una marca contrastada y de confianza. Además todos los productos tienen unas instrucciones de uso que se debe leer previo a su aplicación (es verdad que algunos se exceden bastante en sus pretensiones y prometen más de lo que dan de sí… pero ahí esta tu tienda de confianza para asesorarte)
  • Es compatible con los ciclados que hemos enumerado anteriormente.

Por último, algunas pautas a seguir al respecto del ciclado, sea cual sea:

  1. NO lo hagas con peces (hay muchas tendencias que proponen el ciclado con peces “duros”, tipo cometas), es hacer sufrir a un animal de forma demasiado cruel… seamos un poco serios en este tema.
  2. Procura que haya una oxigenación alta (salida del filtro rompiendo la superficie, el aireador a tope…)
  3. La temperatura del agua entre 27 y 29 grados.
  4. Paciencia!! mucha paciencia!!

Y lo más importante, con respecto al filtro:

  • El filtro tiene que estar en marcha SIEMPRE, 24 horas al día y 7 días a la semana, muy importante.
  • Debemos procurar que nuestro filtro contenga suficiente material filtrante para que se asienten en él las bacterias, que necesitan un soporte físico para vivir… no están flotando por el agua.
  • Algo importante: si tienes un filtro funcionando un montón de años… un filtro súper maduro… y lo dejas sin uso durante unas cuantas horas… suficientes para que las bacterias mueran… tendrás un filtro con la misma capacidad de filtración biológica que otro recién comprado… ósea cero (lo que más debes cuidar del acuario es el filtro).
  • Nos podemos ahorrar, por tanto, todo el proceso si alguien nos cede un poco de material filtrante de un acuario maduro… en el que ya hay bacterias asentadas, y por tanto no tenemos que esperar nada (no el agua… en la que apenas hay, circunstancialmente, algunas bacterias en suspensión… no existe el “agua madura”), así SÍ podemos meter peces prácticamente desde el primer día.
  • Tendremos un artículo especial para explicar cómo limpiar el filtro, adelanto que cuidado al limpiarlo… NUNCA CON AGUA DEL GRIFO…

 

ACUARISTAS
C/ Luis Galiana, 14 Bajo
03360 Callosa de Segura
www.acuaristas.es

 

Mi primer acuario. Cómo sifonar la grava o sustrato del acuario

Se trata de que, mediante un efecto de succión (aprovechando la fuerza de la gravedad) consigamos extraer del fondo todos los deshechos y sacarlos (junto con agua) del acuario. Con el fin de que la grava o el sustrato no se vaya también con el agua extraída, usamos una especie de campana que hace que, por un efecto de “corrientes” la grava o sustrato haga una especie de centrifugado (que nos ayuda a limpiarla) y evita que el sistema la succione.

En el siguiente video intentamos mostrar cómo se hace:

Decir que hay muchos tipos de sifones: comerciales, caseros, a pilas:

Sifonador a pilas de EHEIM
Sifonador a pilas de EHEIM

 

Sifonador manual de EHEIM
Sifonador manual de EHEIM

 

Si usamos uno manual, de los que sacan el agua a la vez que se sifona, aprovecharemos los cambios de agua para hacerlo, con los siguientes precauciones:

  • Recordad que mientras estás sifonando… ¡¡se está llenando el cubo que hay debajo de ti!!… sí sí… es una obviedad… pero yo he desbordado varios cubos ya por estar súper concentrado en la grava  y no darme cuenta del nivel del agua en el cubo…
  • Como dijimos en el artículo  sobre mantenimiento (que puedes leer aquí) los cambios de agua deben ser del 15/20%, con lo que, a lo mejor no nos es suficiente para sifonar todo el acuario, lo mejor es distribuirnos el trabajo por “zonas”, de forma que, por ejemplo, una semana sifono la parte izquierda, a la siguiente la central, a la siguiente la derecha y luego vuelta a empezar.
  • Todas las semanas deberíamos hacer una limpieza del sustrato (parcial, con los aparatos manuales, o total con el de pilas), puesto que la acumulación de residuos supone un esfuerzo extra para nuestro filtro y una acumulación de nitratos (resultado del “procesado” biológico de la descomposición de esa materia).
  • Habrá, seguro, una zona de nuestro acuario que detectemos con el tiempo que acumula más deshechos (por las corrientes generadas dentro del acuario, la disposición del sustrato, etc…), es evidente que ese sitio puede ser un punto fijo para limpiar semanalmente.

Los aparatos a pilas hacen el trabajo sin sacar agua del acuario (pasando el agua sucia por un filtro tipo “calcetín”), son bastante prácticos y cómodos, una buena opción también: primero haríamos el sifonado y luego sacamos el agua necesaria para el cambio parcial programado.

Insisto en que esta labor de mantenimiento es básica para el correcto funcionamiento del acuario, y sólo en casos concretos (acuarios muy plantados, con plantas tapizantes, acuarios con una gran cantidad de fauna viva en el sustrato, acuarios con un sustrato de gránulo muy fino… etc…) no será necesario, o conveniente, realizarlo.

 

ACUARISTAS
C/ Luis Galiana, 14 Bajo
03360 Callosa de Segura
www.acuaristas.es

Mi primer acuario. A qué me comprometo (mantenimiento básico)

Es evidente que al instalar un acuario en casa, y mantener por tanto seres vivos dentro de él, te tienes que comprometer a una serie de cosas para que, lógicamente, esos seres vivos tengan una vida lo más cómoda posible.

vivaline_240_wenge_ambiente

Ya te adelanto que ese compromiso es bastante más “leve” que con otras mascotas (perritos, mamíferos, ciertas aves, etc…), te voy a intentar demostrar que requiere tan sólo 20 minutos a la semana y te asegurarás de mantener un acuario perfectamente sano.

Vamos a tratar de detallar cual es el mantenimiento general de un acuario e intentar añadir una planificación y el cálculo del tiempo de dedicación que supone, como te comentaba. Con esto tendrás una idea general de a qué te comprometes… y por tanto… tú decides, pero ya con un criterio:

EL AGUA:

Hay muchos clientes que vienen a la tienda y nos dicen: “es que sacar todos los peces y sacar toda el agua y toda la decoración y limpiarlo todo bajo el grifo es un trabajazo y me tiro 3 horas…”, bueno… a ver si vamos aclarando temas: esto así NO SE HACE!!, sólo hay que seguir unas pautas breves para mantener nuestro acuario limpio y sano:

Cambios de agua: una vez a la semana (como mucho cada 15 días) hay que realizar un cambio PARCIAL de agua, esto es: sacar un poco de agua de nuestro acuario (entre el 15%y el 20%) y meter agua “nueva”, que si es del grifo es muy importante que le aditemos, antes de echarla al acuario, algún producto acondicionador, por ejemplo, para eliminar el cloro.

Al respecto de la eliminación del cloro aclararé que:

  • Dejar reposar el agua 24-48 horas para que el cloro se evapore, NO es demasiado efectivo: es cierto que el cloro se evapora (siempre que el contenedor en el que reposemos el agua tenga una apertura lo más grande posible… tipo balde o cubo ancho), pero nos interesa eliminar otra serie de sustancias que no desaparecen tan fácil: cloraminas, metales pesados, etc…
  • El agua de ósmosis o embotellada (comercial) no lleva cloro.
  • No nos interesa meter cloro al acuario puesto que es un desinfectante (elimina bacterias), en nuestro filtro viven bacterias que nos hacen el filtrado biológico (más información al respecto de esto aquí)

Los cambios de agua son IMPRESCINDIBLES para el mantenimiento de un acuario sano y limpio, siempre PARCIALES (del 15% o del 20%… no más…).

Con estos cambios de agua conseguimos exportar parte de lo “malo” del agua, y con el agua “nueva” que echamos conseguimos diluir (bajar la concentración) las sustancias que hemos dejado en dentro.

Estos cambios deben realizarse por rutina, si nos auto-exigimos ese “deber” de forma programada, seguro que será más fácil de llevar.

Importante!!!! NO se hacen porque el agua esté “sucia”, pretendemos sacar sustancias (nitratos sobre todo) que no son visibles, es muy común comentarios como: “como el agua estaba limpia, pues no hacía ningún cambio del agua”, esto es una lectura incorrecta del estado del acuario, el agua puede estar súper transparente, pero contener una cantidad de nitratos peligrosa para los peces, o que nos puede suponer la aparición de las temidas algas.

La acción de cambio parcial del agua supone, más o menos, 15 minutos a la semana, menos aun una vez tengamos asumida la operativa y tengamos experiencia en hacerlos… y todavía menos si el cambio lo programamos cada 15 días…

LA GRAVA O SUSTRATO:

La grava que compone el “suelo” de nuestro acuario, o el sustrato, siempre tienda a ensuciarse mucho. Es la parte que recoge todos los desechos que se generan (cacas de los peces, restos de comida, etc…) y se acumulan hasta formar, incluso, una especie de lodo que es realmente nocivo (además de bastante poco estético), y que genera muchas sustancias peligrosas para nuestros peces, es un elemento que hay que mantener limpio y, en la medida de lo posible, libre de restos orgánicos.

Para su limpieza os presentamos varios trucos:

  • Desde el primer día, coloca el sustrato (ya sea grava, arena, tierra…) de forma que cree una pendiente de atrás a adelante (más altura en la parte trasera del acuario y menos delante), no te preocupes por hacerlo de una forma bastante pronunciada; esto además de crear un efecto estético de profundidad muy interesante ayuda a que los restos se “vengan” a la parte delantera, más accesible y por tanto más fácil de limpiar.
  • Para la limpieza de esta parte usamos un SIFONADOR, en el siguiente video te mostramos su uso:

 

Observarás que es realmente eficiente.

Esta acción, que se realiza de forma simultánea con la anterior al estar sacando agua del acuario junto con todos los detritus, no nos va a suponer ningún tiempo adicionales al cambio de agua.

Como hemos aconsejado un cambio parcial de entre el 15 y el 20%, es interesante sifonar el acuario por sectores… de forma que lo terminamos de limpiar en dos o más semanas (un día sifonamos a fondo la parte derecha del acuario, al cambio de agua siguiente la parte central, al siguiente la izquierda… y vuelta a empezar el ciclo al siguiente cambio)

En éste artículo te ampliamos la información sobre el uso del sifonador.

EL CRISTAL

Normalmente el cristal se puede ensuciar, sobre todo por algas, y requiere ser limpiado, sobre todo para mejorar la visión interior de nuestro acuario.

Independientemente de que la aparición de algas en el acuario puede ser debido a ciertos problemas que deberían ser analizados, los cristales se limpian de una forma muy fácil y cómoda, teniendo en cuenta las siguientes particularidades:

No se bueno meter la mano dentro del acuario, por muchas razones: por el peligro de contaminación del agua (por ejemplo por restos de jabones, perfumes, o cualquier otro químico que podamos tener en nuestra piel), para evitar el estrés lógico que supondrá para los peces (cualquier movimiento dentro del acuario con elementos extraños va a suponer un estrés para los peces), y también por la incomodidad de mojarlo todo al sacar (que si te mojas las mangas, que si caen al suelo de casa las gotitas…)

Hay varias soluciones, en función de nuestro gusto o comodidad, os presentamos algunas en el siguiente vídeo:

 

 

Es aconsejable realizar la limpieza de los cristales ANTES del cambio de agua, para que las algas o particulas en suspensión se eliminen también con el agua que sacamos.

Cuidado cuando pasamos el imán por las zonas más cercanas al sustrato, hay que hacerlo muy suavemente: primero para no “levantar” el sustrato por el movimiento brusco en el agua, y segundo para evitar que entre el cepillo y el cristal interior se cuele cualquier piedrecita que haga que dañemos el cristal (sobre todo cristales acrílicos)

Esta acción nos puede llevar unos 5 minutos a la semana

Con este artículo, si sumas los minutos, hemos intentado mostrar a qué te comprometes con un acuario, cuanto tiempo vas a necesitar de media y qué acciones son las que hay que hacer, aunque las presentemos de forma muy general (las ampliaremos una a una en artículos individuales).

ACUARISTAS
C/ Luis Galiana, 14 Bajo
03360 Callosa de Segura
www.acuaristas.es

Mi primer acuario. Qué aparatos necesito (breve descripción)

 

Siguiendo con esta pequeña Guía de Iniciación a la Acuariofilia que empezamos con el artículo ¿Tu primer acuario? El tanque, os hemos preparado una breve artículo que pretende enumerar y describir, muy por encima, los aparatos y dispositivos (también llamados técnica, hardware, etc…) que vas a necesitar para el mantenimiento básico del acuario:

EL FILTRO

El filtro es un aparato que tiene una bomba de circulación y su misión es básicamente hacer que el agua del acuario pase por un material filtrante y vuelva al acuario.

Aunque tendremos un artículo dedicado especialmente al FILTRO os dejo aquí una consideraciones generales que son importantes de conocer:

  • El FILTRO se usa sobre todo para eliminar sustancias nocivas del agua, podríamos casi decir que “lo de menos” es limpiar el agua de partículas “grandes” (restos de comida, cacas de los peces, etc…), lo más importante y la misión fundamental del filtro es convertir ciertas sustancias químicas tóxicas en otras no tan tóxicas.

Es decir que la función del filtro no es quitar las caquitas y dejar el agua súper transparente… su misión principal y más importante es que cuando esas caquitas se descomponen, las sustancias químicas que resultan (principalmente amoniaco), y que son altamente venenosas, no maten a los peces, conviertendolas por procesos químicos en otras sustancias (nitratos) relativamente inocuas.

Por lo tanto, ya lo veremos, la filtración mecánica no es tan efectiva en los filtros como la biológica (te lo explico un poco más detalladamente aquí.)

Esto que en principio puede aparentar un problema, no lo es… es fácil sacar del acuario las partículas “grandes” que se puedan depositar en el sustrato (te amplío esta afirmación en este artículo) pero es imposible manualmente sacar del agua el amoniaco o los nitritos disueltos en el agua (para eso sí está el filtro).

  • Hay muchos tipos de FILTRO, todos (me refiero a los tipos, no a las marcas) son válidos y ninguno es mejor que otro… sólo que unos tienen unas aplicaciones y otros están recomendados para otras, esto lo mejor es que confíes en el consejo del profesional o esperes a nuestro artículo dedicado más profundamente al FILTRO.
Filtro interno EHEIM
Filtro interno EHEIM

 

Filtro externo EHEIM
Filtro externo EHEIM

 

Filtro de mochila EHEIM
Filtro de mochila EHEIM

 

  • El FILTRO en sí no es muy efectivo como ya hemos comentado, sólo lo llegará a ser cuando, después de lo que llamamos CICLADO es capaz de hacer esa filtración biológica/química que hablábamos, con lo cual, es lógico pensar que NO SE PUEDEN introducir ningún ser vivo en el acuario confiando en que el FILTRO será capaz de ser eficaz desde el primer día… HAY QUE ESPERAR!! (te lo explico en este otro artículo)
  • Otra cosa importante… el FILTRO debe estar SIEMPRE en marcha… 24 horas al día/365 días al año… SIEMPRE!!
  • Podrás intuir que este aparato es el más importante, con lo que mi consejo es comprar uno bueno, de una marca de garantías, nada de “chinadas” (sin acritud), es la auténtica garantía de vida de tu acuario…

EL CALENTADOR

Salvo que quieras mantener peces de agua fría (que incluso también se puede poner calentador pero a unas temperaturas inferiores), debemos mantener el agua del acuario en una temperatura de entre 26 y 28 grados, como norma general (seguro que hay otros rangos para según qué especies). Para esto usamos un termocalentador:

Termocalentador de EHEIM

 

Es un tubo de cristal hermético que contiene una resistencia que genera calor y un sensor de temperatura que activa esa resistencia cuando detecta una bajada de la temperatura. Por tanto hay que pensar que el calentador NO está constantemente en marcha, sino que se va activando y desactivando él solo en función de la temperatura.

Es muy importante que la temperatura del agua sea lo más constante posible, que no hayan cambios bruscos, esos cambios son muy perjudiciales para los habitantes del acuario.

Corona de regulación de temperatura. La línea ondulada señala el nivel mínimo del agua, se puede sumergir completamente.

 

Estos dispositivos están preparados (en la mayoría de los casos, compruébalo antes en las instrucciones de tu calentador) para ser sumergidos en su totalidad, no hay problema ninguno.

Sólo existe un riesgo… NO PUEDEN ser usados en seco (fuera del agua), por lo que hay que tener la precaución de desenchufarlos de la corriente cuando hacemos un cambio de agua o los sacamos del acuario (pueden reventar y… a la basura).

La regla fundamental para calcular qué calentador necesitamos es la de 1W/1L, y siempre es aconsejable incluso sobre-dimensionarlo un poco.

Tampoco es bueno desconectarlo por un periodo largo, aunque en épocas calurosas podríamos correr ese riesgo… según en qué zonas…

LA LUZ

La iluminación sólo es necesaria para las plantas, y no tanto para los peces. Este apartado también requiere un artículo especial, pero por dar algunas pautas generales (trátense como pautas generales por favor):

Sistema de iluminación para acuarios

 

  • La luz debe ser una luz especial para acuarios (o más bien para plantas acuáticas), si tienes sólo peces, con la luz “ambiental” es suficiente (de la estancia o habitación), aunque es indudable que, por estética está mucho más chulo un acuario iluminado.
Foco de led especial para acuarios

 

  • Lo mejor es programar con un reloj su encendido y apagado, trata de crear un ciclo día/noche para los peces.
  • Si tienes plantas (ya veremos que también depende de los requerimientos de según qué especies de plantas) con 7/8 horas de luz al día suele ser suficiente, si tienes sólo peces… incluso menos.
  • Es bueno evitar los cambios bruscos, para ello… pues encender las luces cuando ya haya algo de luz ambiente durante algún tiempo (a media mañana) y apagar las luces en un momento dado para que no pasen de la luz “total” (luces del acuario encendidas) a la oscuridad más absoluta.
  • Y… lo más importante… CUIDADO CON EL SOL DIRECTO!!!! esto sería sinónimo de algas y de que se estropee el agua SEGURO.

EL TERMÓMETRO

Dada la importancia del mantenimiento de la temperatura es bueno tener un termómetro que nos sirva para controlar el correcto funcionamiento de nuestro TERMOCALENTADOR.

Termómetro

 

Hay varios tipos, digitales, de mercurio… elegid el que mejor os vaya a servir, no hay ninguna recomendación al respecto.

Hay algunos acuarófilos que buscan un acuario lo más natural posible, y elementos “no naturales” les molestan, por lo que disimulan todo el “hard” al máximo… otros que prefieren tener todo lo más a la vista posible para detectar en seguida cualquier problema.

Termómetro digital para pegar por fuera del cristal… no por dentro 😉

 

AIREADOR

También llamado BOMBA DE AIRE, COMPRESOR, BURBUJAS… utilizado muy comúnmente por la acuariofilia más antigua, actualmente ha perdido protagonismo e importancia.

Se trata de un aparato que introduce aire a través de un tubo dentro del acuario, y que, por medio de un difusor este aire se convierte en burbujas relativamente finas a modo de “cortina”:

 

Como he comentado, antes se presentaba como imprescindible, por su supuesta capacidad de oxigenación del agua, actualmente se usa casi más como complemento estético que otra cosa.

Se supone que es capaz de oxigenar el agua, pero luego, realmente tampoco es tan tan efectivo.

Entonces, ¿es necesario?, pues no es fundamental pero si es conveniente tenerlo, sobre todo porque puede ser útil en muchas situaciones que requieren tener un extra de oxigeno en el agua (por ejemplo en el ciclado, en el tratamiento de algunas enfermedades de los peces… etc…), por su precio (los tenemos súper silenciosos y muy económicos) no es descartable…

Es importante saber que no cumple en ningún caso ninguna función de FILTRADO, ósea que no es el FILTRO.

Esperamos vuestros comentarios y cualquier sugerencia para ampliar o corregir este artículo…

ACUARISTAS
C/ Luis Galiana, 14 Bajo
03360 Callosa de Segura
www.acuaristas.es