Mi primer acuario. Cómo montar un acuario.

Una vez que has decidido tener un acuario de agua dulce en casa o en la oficina, teniendo en cuenta a qué te comprometes con un acuario, toca montarlo y decorarlo.

En este artículo vamos a intentar daros algunas pautas a tener en cuenta para ello.

Montar todos los aparatos que componen el acuario es fácil, ten en cuenta todo lo que te decíamos en este artículo y ante cualquier duda consulta con tu tienda de confianza.

Una vez montado, toca “decorarlo”, antes de nada, algunos aspectos generales a tener en cuenta:

  • Hay algo que, por norma general, suele funcionar: cuanto más “natural” sea el resultado, menos “cansa”. Además que crear un biótopo lo más parecido al real puede resultar muy interesante.
  • Muy importante: todos los elementos que metamos en el acuario debemos estar seguros que son aptos para estar en el agua junto con animales vivos sin peligro de contaminación del agua o de modificación de parámetros. Lo más fácil es que compres estos elementos en tu tienda de acuariofilia de confianza.

Vamos ahora a enumerar los componentes que puedes usar para la decoración, y sus características y detalles a tener más en cuenta:

SUSTRATO:

Es el lecho que se pone en el acuario y que cubre varias funciones:

  • Estética: para crear un fondo, un plano a partir del cual “construir” nuestro ambiente.
  • Filtración: además del material filtrante contenido en el filtro (aquí te explicábamos más sobre esto), el sustrato también sirve de asentamiento para bacterias que realizan la purificación y filtración del agua de nuestro acuario.
  • Soporte para plantas: en el que deberemos enterrar las raíces de las plantas y les sirve como nutrientes para crecer.

Hay varios tipos de sustratos, básicamente podemos diferenciarlo según las propiedades y características de su composición:

  • Sustratos nutritivos o vivos: son sustratos compuestos por material biológico y químico que tienen la propiedad de ir liberando poco a poco sustancias que sirven de nutrientes para las plantas.
  • Sustratos inertes: compuestos por materiales minerales naturales que no liberan ninguna sustancia, ni modifican ningún parámetro del agua.

También podemos clasificarlos según su granulometría: más fina (arena) o más gruesa (grava).

Nuestro consejo es que, en un principio, para tu primer acuario, pongas un sustrato inerte, que no modificará los parámetros del agua, y así no nos complicamos la vida. Hay muchas plantas que no necesitan abono extra.

Hay un truco para su colocación, ponlo siempre con una inclinación, de forma que en la parte trasera haya más altura de sustrato que en la parte delantera. De esa forma la suciedad se vendrá hacia la parte de delante y será más fácil de limpiar.

PIEDRAS Y ROCAS NATURALES:

Tal y como hemos dicho, para introducir cualquier elemento en el acuario debemos estar muy seguros de que sean aptos para ser mantenidos junto con animales vivos.

Las rocas y piedras pueden ser inertes (no liberan ninguna sustancia) o pueden tener en su composición componentes solubles que, por tanto, se diluyen en el agua de nuestro acuario con diferentes resultados.

Como nos interesa que nuestros parámetros sean lo más estables, que no se modifiquen, lo mejor es poner rocas y piedras que estemos seguros que son inertes.

Las reglas generales y el sentido común nos hacen poder afirmar que:

  • No es buena idea incorporar al acuario rocas o piedras encontradas en la naturaleza (a no ser que tengamos conocimiento de geología), es mejor comprarlas en tu tienda de confianza.
  • Hasta las compradas en una tienda especializada deben, antes de ser introducidas en el acuario, pasar por un proceso de desinfección (por ejemplo hirviéndolas).

Para su colocación, busca una composición armónica, estudia mucho la composición de tu acuario, como si estuvieras pintando un cuadro. Hay auténticas técnicas (incluso milenarias) basadas en formas de composición artística, técnicas de paisajista, técnicas orientales…

TRONCOS Y RAICES:

De la misma forma, los troncos cogidos del monte, del bosque… etc., no siempre son una buena opción por diversas razones, es, por tanto, mejor opción siempre comprar raíces y troncos específicos para acuarios.

Al respecto, debes tener en cuenta que:

  • Algunos troncos tintan el aula, debido a los taninos que desprenden. Con esto el agua pasa a tener un color ámbar muy característico. Esto en los biótopos amazónicos es un efecto muy buscado para simular los ríos amazónicos donde viven algunas especies salvajes.
  • El efecto de los taninos también puede suponer una acidificación del agua, (aquí te explicábamos qué es el pH y que efectos tiene).
  • Algunas raíces flotan, al menos durante los primeros días de estar sumergidos, con lo cual hay que lastrarlos para colocarlos en el fondo. Una vez el agua penetre en la madera ya no volverán a flotar.
  • Si no están curados, durante algunas semanas a los troncos les puede salir una especie de moho blanquecino, que se irá con el tiempo y no supone ningún problema para la salud de nuestro acuario. Una vez introduzcas los peces, incluso se alimentarán de esas sustancias.
  • También es conveniente hervirlos antes de meterlos en al agua, con el fin de eliminar cualquier bichito, larva o contaminante que pudieran contener.
  • Las mejores maderas son las que llamamos maderas de deriva, son aquellas que en la naturaleza crecen o están en ambientes húmedos o anegados (por ejemplo las raíces de manglar)

PLANTAS NATURALES:

Hay diferentes tipos de plantas, cada una con unos requerimientos propios, consulta en tu tienda especializada sobre cada especie, y decide cual meter acorde con la cantidad y tipo de luz que tengas, los peces o animales que vas a mantener, tu tiempo de dedicación, etc..

Siempre es aconsejable meter plantas naturales en el acuario, podemos decir que, independientemente de lo estéticas y bonitas que son, son otro filtro súper efectivo en nuestro sistema.

Infórmate mucho de cómo mantenerlas: hay algunas que súper fáciles de mantener, algunas con rizoma (sus raíces no pueden ser enterradas), otras flotantes, otras tapizantes… la variedad es realmente amplia y conociendo sus requerimientos su cuidado es muy sencillo.

DECORACIÓN DE RESINA Y PLANTAS DE PLÁSTICO:

Hemos tenido muchos clientes con graves problemas en su acuario, que después de multitud de soluciones fallidas y tras un auténtico “tercer grado” hemos concluido que lo que generaba esos problemas era una simple figurita comprada en no sé donde y que era la responsable de que todo lo que metía se muriese, o de que el agua estuviese totalmente turbia, etc…

Debes meter sólo aquellos elementos que sepas al 100% que son aptos para acuario (yo aquí no me la jugaría nunca), deben ser de una resina especial (NUNCA minerales), y debes estar teñidos con colorantes específicos para ser sumergidos y mantenidos en agua.

Aquí se hace una verdad como un templo aquello de “lo barato sale caro”…

De igual forma las plantas artificiales, que actualmente hay una variedad increíble, con un realismo casi perfecto, pero que, eso sí que no, nunca realizarán las labores de filtrado que realizan las naturales.

Reconozco que, aunque nosotros en la tienda no las usamos mucho, las composiciones con decoración de resina, puede quedar súper chulas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *